miércoles, 17 de mayo de 2017

DE LA PANTALLA V 17 17

De par en par
(Jorge Arturo Díaz Reyes)

Todos los tercios valen. El segundo por supuesto. No pocos eventos históricos han ocurrido en él. Hasta Belmonte, que no sabía oficiarlo, no se concebía una figura del toreo que no lo fuera con los palos. De allá acá el prestigio de las banderillas ha venido a la baja, hasta terminar convertidas en trámite de subalternos o de… !Ah sí, de toreros banderilleros!

Pues hoy en Las Ventas el clásico tercio volvió cobrar protagonismo, a signar el drama de la tarde involucrando toro, lidiador, autoridad y público en un circuito emocional.

Era el primero, crudo, sin picar a ley como toda la corrida. Solos en el ruedo, El Fandi sin engaños, colocando en suerte al toro. Eso también es toreo. Encuentro frontal, cuarteo en la cara, par arriba reunido, airoso salir y la ovación. Al siguiente, parar, templar el viaje corriendo hacia atrás guiando la embestida, y ya dueño entrar en jurisdicción clavar en sitio y continuar toreando a cuerpo limpio. Ovación redoblada.

Cuando se esperaba cerrar con la explosión mayor en el tercer embroque, un extraño del animal a último instante malogra la suerte. El encanto se rompe, los malquerientes toman la vocería. El matador pide permiso para un cuarto intento de perdón y el presidente puesto en pie niega con el índice la solicitud. Una desusada y muy profunda venia montera en mano a Usía, al pedir permio para matar, luce irónica.

Saltó el cuarto fuenteymbro, con muchas y buenas repeticiones. De nuevo, aplaudido sesgo, uno más por los adentros, ruidoso, y de pronto, sin permiso de nadie, un par en cada mano, el tercero al violín con giro contrario en la cuna, y el cuarto, prohibido antes, a relance para el estallido jubiloso que tenían guardado los paganinis.,

Era una doble revancha. La faena trascurrió por los medios intensa y larga, jaleada o pitada según gustos y cuando la estocada desarmada liquidó pronto, la muy fuerte petición de oreja fue ignorada palmariamente por el palco, y así la tarde se fue de par en par.

No hay comentarios:

Publicar un comentario