martes, 23 de mayo de 2017

DE LA PANTALLA V 23 17

Dos modos del valor
(Jorge Arturo Díaz Reyes)

La falla del toro puede ser una excusa o un reto para el torero. Depende. Los ocho toros de hoy en Las Ventas fallaron y mucho. Bien presentados. Parecían, pero no eran. En conjunto una suma uniforme o informe de mansedumbre defensiva y falta de fuerza. De caras altas y tardanzas. De renuncias y sosería.

Hasta tres encastes, Atanasio, Lisardo y Núñez participaron en esta negación de lo esencial en la fiesta; el poderío, la bravura y por ende la emoción. Así la tarde toda quedó a cargo del factor humano. Y el factor humano decidió no excusarse, decidió pechar. Cada cual impulsado por sus propias motivaciones, cada cual echando mano de lo que podía.

Porque cuando no hay material para bordar exquisiteces coreográficas, hay que desnudar el alma, y buscar en su fondo ese otro patrimonio supremo de la fiesta, el valor. La vergüenza torera. Esa fue la historia de la corrida para quien pudiera interesarle. Al fin, el espectáculo fue la confrontación de dos maneras distintas del coraje, ambas caras. El estoicismo asordinado, quieto de uno, y el arrojo desafiante y alegre de otro.

Fortes pausado, sembrado, embrocado, escanciando uno a uno los muletazos, jugándose la piel en cada pase, asumiendo riesgos que sabía sin recompensa. Venciendo a fuerza de tragar la sosería de su lote, sin descompostura ni alarde. No mató con prontitud ninguno de los dos, pero los toreó con una entrega quizá más allá del deber.

Por su parte Juan Leal ante la estulticia de los suyos, decidió embestir él. Arrimado hasta el fondo, dejó que los pitones le recorrieran el cuerpo. El tercero, que brindó a la salud del maestro Pedrés, esculcó su chaquetilla y le puso las puntas en el nudo de la corbata sin quitarle su aire festivo ni su sonrisa franca. Ahí está el video. La media espada desprendida y el aviso no impidieron que saludara la ovación de los que acababa de asustar.

Dos toreros modestos, con todo por ganar y nada por perder pusieron la vida por aval, cada cual a su modo y creo por la forma como los valoró la plaza que volverán. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario