jueves, 25 de mayo de 2017

DE LA PANTALLA V 25 17

Les gustó todo
(Jorge Arturo Díaz Reyes)

La plaza soleada y prácticamente llena ovacionó cuatro faenas, premió otra con oreja y la última con las dos, abriéndole la puerta grande a un debutante. Mucho tuvo que ver el encierro con esa euforia creciente de principio a fin.

Los alcurrucenes, de moderadas hechuras, algunos protestados, plantearon dificultades en los dos primeros tercios, abantos, emplazados, esperando, arrollando, desvariando lo cual por contraste pareció cotizar sus denodadas peleas en el de muerte. Cuando atacaron de largo, pronto y a galope, humillaron, siguieron los engaños con franqueza y repitieron. Así, dos o tres desistieran al final.

Como el ovacionado sexto, que habían protestado de salida, para el cual después pidieron la vuelta, pese a terminar en tablas y salir volviendo grupas en las dos últimas tandas. Tampoco pararon mientes en la colocación desprendida de la espada para exigir y obtener con furia las dos orejas.

Bueno, corridas como esta van creando y retroalimentando su propio clima emocional. La cosa fue que se toreó mucho, y bien a ratos. Un veterano maestro confirmaba dos jóvenes añojos de alternativa, a los que se presumía iba a encimar una lección de cómo estar en el máximo ruedo, dominar toros distintos, y sufrir reventadores odiosos. El Juli, la impartió claro, y a punto estuvo de salir a hombros de no habérselo negado con la espada. Por fortuna para la salud mental de sus detractores. No vamos a recalar sobre su archiconocida tauromaquia.

Mejor digamos que lo que podía ser una clase magistral se convirtió en un tú a tú de competencias. El toledano Álvaro Lorenzo dejó sentada su vocación de toreo sobrio y serio perdiendo trofeos al matar. Mientras el jerezano Ginés Marín, más sanguíneo, interpreto a “Barberillo”, el más noble y alegre, una faena de conmovedora verticalidad, temple, mano baja, secuencia y son que incendió el tendido y abrió el portón de la felicidad.

No voy a juzgar, pero sí a decir que Las Ventas hoy estaba de buen genio, y que así, como hay tardes en que no le gusta nada, hoy le gustó todo. ¿Ciclotimia? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario