miércoles, 21 de junio de 2017

ALICANTE 1ª DE HOGUERAS

Riojita por Alicante
(Siguiendo a Barquerito)

Miércoles 21 de junio. Encuesta a pie de calle. Teñido del pelo y uso de fijador no se relacionan. “Carabineros” y cigalas. Minuto por Fandiño. Dos triunfos con adolfos; uno categórico y otro sentimental.

Enviado por Ignacio Álvarez Vara: “Mientras tomaba en la abigarrada barra del Nou Manolín el riojita con que brindo al llegar a Alicante por Alicante, su gente y su luz, y mientras esperaba a hacerme un hueco para tomarlo, comprobé -encuesta a pe de calle, digamos- que la mitad de las mujeres se tiñen el pelo, y mucho, porque se nota, y que la mitad de los hombres usan gomina en abundancia, tal vez herencia una cosa y otra de las remotas raíces fenicias de la ciudad y su comarca. 

Dos notas más: las que se tiñen y los que abusan del fijador no se relacionan entre si. Una chocante conclusión. Pero todos devoran las delicias de la barra del Manolín. En dos gigantescos cuencos de cerámica de Talavera, entre sonoros cubos de hielos, montañas de carabineros y cigalas. Separados los unos de las otras. El color de los crustáceos es inimitable. He visto que un goloso, después de pelar y descabezar un carabinero, regaba con el jugo de la cola y la cabeza el resto de la carne blanca. La cigala es más seca. Y creo que más elegante. Esas pinzas, esas pinzas...

Lo que distingue al Panteón de Quijano, el jardín memorial junto a la plaza de toros, son las buganvillas, armadas y domadas como arcos triunfales. Otro color. La gama del carabinero, no de la cigala. En el Azul, camino de la plaza para acreditarme, una horchata memorable. A mediodía. Antes de llegar al Azul, calle de Calderón, que sube desde el mercado hasta la Plaza de España -donde la de toros-, observé que una peluquería de señoras estaba abierta de par en par. Dos parroquianas habían salido a fumar con toallas en los hombros y el pelo pegado a la cabeza. Se lo estaban tiñendo.”

RESEÑA DEL FESTEJO
Miércoles 21 de junio. 1ª de feria. Juan Bautista y Escribano, a hombros. Categórico el torero de Arles que, muy dueño de dos buenos toros, cobra dos estocadas extraordinarias. Triunfo sentimental pero legítimo del torero de Gerena, que, un año después, volvía al escenario donde estuvo a punto de perder la vida

Media plaza. Seis toros de Adolfo Martín, bien presentados y encastados. Rafaelillo, silencio y saludo tras aviso. Juan Bautista, oreja y oreja. Manuel Escribano, oreja y oreja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario