domingo, 4 de junio de 2017

MADRID - 25ª SAN ISIDRO

Coreanos y japoneses
(Siguiendo a Barquerito)

Domingo 4 de junio. En la calle de Juanelo, hubo hasta hace tres años algo así como cuarenta comercios chinos. Lo japoneses se salen en el tercer toro. Las dificultades propias del encaste. Una brava faena y otra de temple.

Enviado por Ignacio Álvarez Vara: “A primera vista no parece fácil distinguir por los rasgos de la cara entre coreanos y japoneses. Entre japoneses y chinos, sí. tal vez porque la colonia china en España se ha ido multiplicando y se nos ha ido haciendo familiar lo que distingue a los unos de los otros. Entre paréntesis, las variaciones chinas son unas cuantas. En mi barrio, en la calle de Juanelo, hubo hasta hace tres años algo así como cuarenta comercios chinos. Cada uno de una región. O no. Pero etnias diferentes. No todos son mercaderes ni cocineros. El arroz tres delicias es un cuento chino. Y la salsa agridulce... ¡no, gracias!

Lo que distingue a los japoneses es el refinamiento. Incluso en casos de cruza. Si hay cruza, es dominante la elegancia natural japonesa. El turismo coreano se ha ido multiplicando en los últimos diez años. El japonés, no tanto. Y, además, los turistas japoneses, tan admirablemente disciplinados, corteses y educados, suelen elegir destinos y no comprar paquetes buitre. He contado más de una vez cómo en Arles, en Figueres o en Barcelona, adonde se peregrina para descubrir los mundos de Van Gogh, Dalí y Gaudí, las comitivas japonesas son la imagen del orden y el silencio.

Y en los toros, no digo nada. Nada sino que los grupos japoneses tienen la delicada costumbre de salirse por lo común en el tercer toro pero llevándose la almohadilla para dejarla en el mismo sitio donde la habían alquilado. Los coreanos no tiene norma de salida: en el segundo o en el cuarto toro. No se llevan la almohadilla. la dejan. Los japoneses contemplan las corridas con silencio singular. Ni en varas, ni en banderillas, ni en la estocada. No se afligen Los coreanos tiene algo sanferminero. Palabras altas, risas, riau riau!”
  
Reseña: Domingo 4 de junio.  25ª de feria. Tres cuartos de plaza. Seis toros de Hijos de Celestino Cuadri 580 kilos promedio, bien presentados y complicados.   
Fernando Robleño, silencio y ovación.
Javier Castaño, pitos tras aviso y silencio.
José Carlos Vanegas, silencio tras aviso y palmas al pasar a la enfermería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario