viernes, 14 de julio de 2017

10ª SAN FERMÍN

La fiesta final
(Siguiendo a Barquerito)

Viernes 14 de julio. Asocio San Fermín con rancheras y corridos.  La corrida se movió sin desmayo y sin tregua. Dos estocadas muy difíciles de Rafaelillo, las dos de mérito y rara maestría.

Enviado por Ignacio Álvarez Vara: “En el pasillo que lleva de la barra al comedor de El Burladero, frente a la plaza de toros, hay un cartel singular. Una novillada en la Monumental de Sevilla, el 1 de septiembre de 1918. Ganado (novillos-toros) de Ramón Flores, hierro del Duque de Braganza, para Ignacio Sánchez Mejías, Emilio Méndez y Bernardo Casielles. Es un cartel de tipografía, sin ilustraciones, y a solo dos tintas sobre fondo blanco marfil. Los carteles tipográficos pueden ser mejores que los de lujo y color.

Eso aparte, la gracia es que los planos de la Monumental de Sevilla, que acabó en ruina, y en ruinas también, sirvieron para levantar en 1921-22 la nueva plaza de toros de Pamplona. Obra de Francisco Urcola. La primera plaza de toros española construida de hormigón armado. Ni un solo ladrillo neomudéjar. La de Sevilla tenía dos pisos cubiertos. La de Pamplona, solo uno, y en uno de ellos me instalaron hace 33 años nada más, y aquí intimé con gente entrañable. De su compañía sigo disfrutando. No sé qué sería de aquel Emilio Méndez, cuya existencia ignoraba. Lo buscaré en el Cossío. Se llama Emilio Méndez un querido colega mexicano, editor de un portal, "¡Suerte, matador!", que recomiendo a quienes gusten de oír el español de México en puritito estado. Deliciosa prosodia. Me gusta la entonación arrastrada grave, silabación pausada. Hay muchas variantes dialectales del español de México. Yo lo prefiero grave. La voz profunda de Juan Rulfo se conserva en grabaciones históricas.   

Antes de aterrizar en El Burladero, estuve en el Belagua despidiéndome de la calle Estafeta y escuché a todo volumen unas cuantas rancheras de las de hacerte llorar como el chili picante. Asocio San Fermín con rancheras y corridos. Muchas canté en su día. Y ahora en casa. Ignacio Sánchez Mejías murió de secuelas de una cornada y una transfusión de sangre hará justamente mañana ochenta y tres años. Casielles, único matador de toros asturiano de cierto predicamento, fue fusilado en los años de la guerra de España por el bando nacional. Una muerte ocultada y olvidada.

Paseando despacio y en silencio por las calles de Burlada esta mañana, ciudad desierta, caí en la cuenta de la abundancia de farmacias y tiendas de ortopedia o de óptica con servicios de audimetría. Y en el número desproporcionado de panaderías. Si se ponen todos los datos juntos sale que los jubilados son muchos. Si es en el café del desayuno, se agarran al periódico de la casa, se agarran a él, devoran las esquelas como si fueran partes de guerra, y no lo sueltan. Aquí se venden los periódicos en las panaderías. Y el pan también.

La despedida de las comparsas de Gigantes y Cabezudos en la plaza Consistorial es una fiesta masiva. Bailan todas las figuras al son de gaitas y dulzainas, los niños lloran de emoción. Junto al Ayuntamiento, en una de las oficinas forales de turismo -atención especial para peregrinos-, he descubierto la existencia de una colección de libros sobre un tema monográfico: las fortificaciones. Me llevo en la maleta cinco de los diez libros editados. Les he metido mano dura a dos de ellos. Lecturas de antes de dormir, o en tiempos sueltos. En un tomo que trata de los ingenieros militares que entre el XVI  y el XVIII intervinieron en la construcción de murallas y baluartes de Pamplona he descubierto la relevancia de los ingenieros italianos, que trasformaron la muralla medieval en recinto renacentista. Felipe II los mimó y trató exquisitamente. Pietro de Malpaso, Benedetto de Ravenna, Giovanni Battista CAlvi, Giovanni Batista Antonelli, Vespasiano Gonzaga, Giacomo y Girogio Paleari, Tiburzio Spancocchi y Giulio Banfi. Casi todos, lombarados, y todos ellos, artífices de las defensas murales de Pamplona. Parece mentira por apenas sabido. También ingenieros flamencos y franceses, pero en minoría y muy a posteriori. Hace unos días, en el postre de una de las retransmisiones del encierro, aparecieron en La 1 de TVE unos cuantos socios del Club Taurino Italiano con sede en Turín. Se levantan todas las mañas para correr el encierro desde casa. Y luego desayunan. Habló el presidente en castellano perfecto.
Pobre de mí. Ai me!. .     ”

RESEÑA DE LA CORRIDA
Pamplona. Viernes 14 de julio.  10ª de feria. Rafaelillo, premiado con dos, una y una, para reconocer su genio con la espada. Dos faenas templadas de Castaño y Pinar, bien recompensadas. Ambiente festivo en el cierre de sanfermines.
Seis toros de Miura.
Rafaelillo, oreja y oreja tras un aviso.
Javier Castaño, una oreja y saludos.
Rubén Pinar, ovación y una oreja.
Incidencias: Picaron bien a segundo y sexto Javier Martín y Agustín Moreno. Buenos pares de Fernando Sánchez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario